Monday, January 17, 2011

Camaleón.

A veces se me olvida que mi alma pende del espejo más frágil. A veces se me olvida que mi cuerpo es la vertiente brusca del camino y a veces me gusta olvidar que mi mente es un círculo sin vacío. Y es que tantos tú y tantas versiones que he gastado de mí, me regresan al mismo lugar.

Nunca pensé que llegaría ese momento en el que me miraría en un reflejo que los demás intentaron crear de mí. Ellos nunca pensaron que ese reflejo era sólo el camuflaje de lo que vive dentro de mí.

Y es que olvidan que hasta las mentiras saben a verdad cuando las palabras que se deslizan por mi boca, hacen juego con lo que quieren escuchar.

7 comments:

Kato Hattori H. said...

siempre los reflejos seran diferentes, depende tanto de quien los admire.

Priscila said...

Kato: De quién los admire y el afán de encontrar más allá del primer reflejo.

Carlos Gregorio said...

Reflejo y espejo, son compañeros quedos de la esencia a luz y sombra del material que forma la conciencia humana.

Somos reflejo de luz que se vuelve sombra en la boca.

Saludos fraternales.

Priscila said...

Carlos: La sombra que luego sale por la boca es -después de todo- la esencia del reflejo.

Yo, Vakero said...

Eres el reflejo de lo que quieres ser.

Quiero ver.

Carlos Gregorio said...

La luz, la esencia, la tierra todo es la saliva.

:::X@Vy::: said...

Sigues posteando prisss !!!!